Noticia

La Curación y sus matchups imposibles

 

Óscar Tejedor
15/07/2017

 

 

Desde que el Hechizo de Curación salió el 28 de abril, en un Evento Especial en forma de Desafío de Elección, mucho se ha hablado sobre él. Todo tipo de críticas se han vertido sobre esta carta, tan diferente a las demás. Las primeras semanas fueron tranquilas y los usuarios pudieron testearla, sin encontrar ningún mazo en el que introducir este Hechizo con eficiencia. No fue hasta hace dos meses que se empezó a usar en el mazo de Triple Mosquetera, junto a la Horda de Esbirros y el ya frecuente Ariete de Batalla.

 

Este es un mazo que crea desigualdades abrumadoras, tanto a favor como en contra, en función de los hechizos que lleve el jugador rival. Nunca una carta había desequilibrado tanto las partidas como esta, tanto a favor como en contra. Siempre ha habido cartas que son counter de otras; las Flechas contrarrestan la Horda de Esbirros, el Rayo a la Triple Mosquetera, el Mago Eléctrico al Dragón Infernal o a Chispitas, el Tronco al Barril de Duendes o el típico Bombardero a los Bárbaros. Intercambios de Elixir favorables para el jugador defensor.

 

Pero ninguno de estos counters tiene por qué significar el signo de la partida, como sí lo hace la Curación en gran parte de las ocasiones. Los counters normalmente pueden ser evitados, evadidos o incluso forzados. Pero el de este nuevo hechizo, no, y menos en el meta actual. Es tan sencillo como que los jugadores de competitivo están empezando a incorporar Bola de Fuego y Descarga en sus mazos, con el único fin de tener alguna oportunidad contra la Curación. El mero hecho de que se piense tanto en contrarrestar una carta determinada es un claro indicio de que esa carta está demasiado fuerte.

 

Si un jugador con Veneno y Tronco o Descarga, (tan habitual en diversos mazos actuales, como los de Ariete y Bandida, los Miner Control o los de Cementerio, incluso los más recientes de PEKKA Control) se enfrenta a uno de Curación con Triple Mosquetera y Horda, ya puede dar por perdida la partida. Un simple buen uso de este Hechizo contrarrestará el Veneno y dificultará en sobremanera la defensa siguiente, además de la ventaja de Elixir que ese ataque vaya a suponer.

 

Supercell desequilibró el juego en Abril, y meses después sigue sin modificar la Curación. Clash Royale es un juego en el que por lo general importa más el jugador que el mazo para determinar el signo de una partida. Pero con esta carta no. Es una pena que una buena elección de cartas pueda ganar torneos hoy día.

Artículos relacionados